DE  13 A 18 AÑOS

El proceso es muy similar al que se desarrolla con los adultos, sólo que teniendo en cuenta las particularidades propias de la etapa evolutiva por la que atraviesan.Las técnicas de terapia que se utilizan con los adolescentes son iguales que las de los adultos, sólo que se adaptan a su edad y nivel intelectual.

 

Es muy importante que el adolescente viva el espacio de la terapia como suyo, un lugar donde sentirse escuchado, comprendido y aceptado incondicionalmente. Los adolescentes tienen derecho a su intimidad y a que las revelaciones que realicen se mantengan en el secreto profesional.

 

Existen casos excepcionales que se abordan según las circunstancias que concurran, pero siempre contando con la aprobación y el convencimiento de los adolescentes.